l Pocillo era un pozo pequeño y poco profundo. Se encontraba en la que es ahora la calle Concejo, más o menos a la altura del actual número 47, justo al lado de la tahona de los Valero. El brocal era redondo, aunque formado por diferentes piezas de granito de diferente tamaño y forma, lo que le confería un aspecto muy irregular y poco pintoresco (fijáos que en la fotografía la parte más oscura que señala la flecha es la boca del pozo). Cuando durante el invierno la cantidad de agua que daba era mayor, llegaba a desbordar por debajo del brocal. Coincidía en características con la mayoría de los pozos del casco urbano, primero en lo que se refiere a la calidad del agua, muy sosa, y segundo en el hecho de que durante el verano se secaba. Esto hacía que el agua no se utilizase para beber, sino para usos domésticos e higiene, así como para abrebar ganado y caballerías.

ace ya algunos años, con la remodelacíon de las calles del pueblo, el pozo se cegó y se tapó. Actualmente no quedan señales de su antiguo emplazamiento ya que hasta el pequeño recodo que hacía la calle en ese punto ha desaparecido en la ampliación de la casa vecina.