o que nadie puede discutir en el pueblo es que la Fuente del Valle era, sin ningún género de dudas, la fuente más bonita del municipio y alrededores. Lo cierto es que debería haberse llamado pozo en lugar de fuente, pues así lo atestiguan su brocal, cuadrado de aproximadamente tres metros de lado, revestido con lajas de piedra sujetas a la construccion con herrajes, y de menos de un metro de alto. Era posiblemente la más visitada por los valdeobispeños para la obtención de agua de boca, por la calidad de la misma y por la abundancia. Daba agua todo el año, pero en verano la cantidad bajaba notablemente o desaparecía en los veranos más secos, por lo que la gente tenía que desplazarse a otros pozos más alejados del pueblo que mantenían el caudal constante, como el Pozo de Plasencia, el Pozo de las Eras y el Pozo de la Dehesa.
e encontraba a la salida del pueblo por la carretera de Santibañez el Bajo (carretera de la Presa). Hace unos años las obras de ensanche de esta carretera junto con algunas obras cercanas anegaron la fuente, siendo enterrada sin contemplaciones bajo un talud de tierra, terminando así con un interminable número de años de leal servicio.